28 de Noviembre del 2014
 
Youtube Facebook Twitter Google++
   
Usuario: Contraseña:
Registro /Recordar Contraseña  
Buscar:   En:    
BOLETIN ALERTA
 
 
EL MINISTERIO PÚBLICO Y SU NUEVO ROL EN LA INVESTIGACIÓN DEL DELITO.
 
Jacqueline del Pozo Castro - Fiscal Provincial Titular en lo Penal de Lima.
 


23 de Agosto (Suplemento Jurídica).-
 El nuevo sistema, el Ministerio Público (MP) se aleja del proceso llamado mixto con dos etapas, en que desaparece la figura del instructor que personificaba el juez del antiguo modelo. El ejercicio de la acción penal en los delitos de persecución pública corresponde en forma exclusiva al fiscal, el mismo que actuará de oficio, a instancia del agraviado por el delito o por cualquier persona, natural o jurídica, mediante acción popular. Asimismo, en los delitos que requieren la previa instancia del directamente ofendido por el delito, el ejercicio de la acción penal por el MP está acondicionado a la denuncia de la persona autorizada para hacerlo, no obstante ello, el MP puede solicitar al titular de la instancia la autorización correspondiente.

FUNCIONES DEL MINISTERIO PÚBLICO
El artículo sesenta (60) del nuevo Código Procesal Penal (CPP-2004) señala las funciones del MP, e indica que el fiscal conduce desde su inicio la investigación del delito. Con tal propósito, la Policía Nacional (PNP) está obligada a cumplir los mandatos del MP en el ámbito de su función.

Por lo tanto, los responsables del inmediato cumplimiento del CPP-2004 son el MP y la PNP. El primero dirige las investigaciones, mientras la Policía está subordinada al fiscal a los efectos de la investigación. Actuando dentro de su rol, el MP con independencia de criterio, rigiéndose únicamente por la Constitución Política del Estado y la ley, sin perjuicio de las directivas o instrucciones de carácter general que emita la Fiscalía de la Nación.

El fiscal conduce la “investigación preparatoria”, practica u ordena ejecutar actos de investigación que correspondan, indagando no sólo las circunstancias que permitan comprobar la imputación, sino, también, las que sirvan para eximir o atenuar la responsabilidad del imputado.

El nuevo ordenamiento jurídico procesal le asigna, como es de apreciarse, una función más importante, además, tiene legitimación para interponer los recursos que señala la ley, así como está obligado a apartarse del conocimiento de una investigación o proceso cuando esté incurso en las causales de inhibición establecidas en la ley.

INVESTIGACIÓN DEL DELITO
El fiscal, en la investigación del delito, deberá obtener los elementos de convicción necesarios para la acreditación de los hechos delictivos, así como para identificar a los autores o partícipes en su comisión.

El fiscal, en cuanto tenga noticia del delito, realizara si correspondiere las primeras diligencias preliminares o dispondrá que las efectúe la PNP. Cuando el fiscal ordene la intervención policial, entre otras indicaciones, precisara su objeto y, de ser el caso, las formalidades específicas, las mismas que deberán reunir los actos de investigación para garantizar su validez. La función de investigación de la Policía estará sujeta a la conducción del fiscal. Entonces, se puede decir que será el fiscal provincial quien decidirá la estrategia de la investigación adecuada al caso.

INVESTIGACIONES PRELIMINARES
El artículo 329 del CPP-2004 señala dentro de las formas de iniciar la investigación, bajo el título de “Actos Iniciales de la investigación”, la labor que le compete al fiscal, cuando tenga conocimiento de la sospecha de la comisión de un hecho que reviste los caracteres de delito. Promueve la investigación de oficio o a petición de los denunciantes, así como se inicia de oficio cuando llega a su conocimiento la comisión de un delito de persecución pública.

El fiscal puede, desde su dirección, requerir la intervención de la PNP o realizar por sí mismo diligencias preliminares de investigación para determinar si debe formalizar la investigación preparatoria. Las diligencias preliminares tienen por finalidad inmediata realizar los actos urgentes o inaplazables destinados a determinar si han tenido lugar los hechos objeto de conocimiento y su delictuosidad.

El fiscal, al tener conocimiento de un delito de ejercicio público de la acción penal, podrá constituirse inmediatamente en el lugar de los hechos con el personal y los medios especializados necesarios para efectuar un examen, con la finalidad de establecer la realidad de los hechos, y en su caso, impedir que el delito produzca consecuencias ulteriores y que se altere la escena del delito.

En efecto, por ejemplo, cuando ocurre un caso de “homicidio doloso,” el primero que tiene que constituirse a la escena donde ocurrió el hecho criminal es el representante del MP. Para ello, deberá seguir el procedimiento adecuado, de ingreso a la escena del delito, contando con el auxilio del médico legista, personal de la División de Criminalística de la PNP, procediéndose a la verificación del suceso, que no es otra cosa que constatar el hecho, hallazgo de vestigios y otros indicadores de la existencia del delito, como el cadáver, una puerta fracturada, etcétera. Luego, se procederá a aislar el escenario y las áreas adyacentes a éste y proteger todo aquello que pueda servir a la investigación.

INVESTIGACIÓN PREPARATORIA
Si el fiscal al calificar la denuncia o después de haber realizado o dispuesto desarrollar diligencias preliminares, considera que el hecho denunciado no constituye delito o no es justiciablemente penal, o se presentan causas de extinción previstas en la ley, declara que no procede formalizar y continuar con la investigación preparatoria, así como ordenará el archivo de lo actuado. Esta disposición se notificará al denunciante y al denunciado.

En el CPP-2004 al asumir el fiscal un nuevo rol y sustituir en su función al antiguo juez instructor, la norma establece un plazo de investigación, hecho que no consideraba ni la Ley Procesal (C de PP. PP, de 1940) ni la Ley Orgánica del Ministerio Público. Incluso el plazo para actuar las diligencias preliminares es de veinte días, por regla general, pero no obstante ello el fiscal podría fijar un plazo distinto, según las características, complejidad y circunstancias de los hechos objeto de investigación, pudiendo cualquiera que se sintiera afectado por el alargue del plazo solicitar al titular de la acción penal, que se dicte la disposición correspondiente, de no hacerlo el MP, ya sea por no aceptar la solicitud o por fijarse un plazo no razonable. El solicitante podrá acudir al juez de la investigación preparatoria, que resolverá previa audiencia, con la participación del fiscal y el solicitante.

En el caso de que el hecho fuese delictuoso y la acción penal no hubiera prescrito, pero faltare la identificación del autor o partícipe, el fiscal ordenara la intervención de la Policía para tal fin.  Cuando aparezca que el denunciante ha omitido una condición de procedibilidad que de él depende, el fiscal dispondrá la reserva provisional de la investigación, notificándose al denunciante, pudiendo el denunciante que no está conforme con el archivo de las actuaciones o el archivo provisional, requerir al fiscal, en el plazo de cinco (5) días, que eleve las actuaciones a la fiscalía superior, que se pronunciara dentro del quinto día. Así podrá ordenar se formalice la investigación, o se archiven las actuaciones o se proceda según corresponda.

PROHIBICIÓN DE UNA NUEVA DENUNCIA
La disposición de archivo prevista en el primer y último numeral del artículo trescientos treinta y cuatro (334°), impide que otro fiscal pueda promover u ordenar que el inferior jerárquico promueva una investigación preparatoria.

Se exceptúa esta regla, si se aportan nuevos elementos de convicción en cuyo caso deberá reexaminar los actuados el fiscal que previno, en el supuesto de que se demuestre que la denuncia no ha sido bien investigada, el fiscal superior que previno designará a otro fiscal provincial.

FORMALIZACIÓN Y CONTINUACIÓN DE LA INVESTIGACIÓN PREPARATORIA
Si de la denuncia, del informe policial o de las diligencias preliminares que realizó el fiscal aparecen indicios reveladores de la existencia de un delito, que la acción penal no ha prescrito, que se ha individualizado al imputado y que, si fuera el caso, se han satisfecho los requisitos de procedibilidad, entonces, dispondrá de la formalización y la continuación de la investigación preparatoria.

La disposición de formalización contendrá el nombre completo del imputado, los hechos, la tipificación, el nombre del agraviado y las diligencias que deben actuarse, comunicándose al juez de la investigación preparatoria. El fiscal, si considera que de las diligencias preliminares se establece suficientemente la realidad del delito y la intervención del imputado, podrá formular directamente la acusación.

FUENTE: Suplemento Jurídica del diario El Peruano N° 369 Pags. 4 y 5 . 2011


  Compartir a Facebook Compartir a Twitter    
Publicado: 16 de Setiembre del 2011 Enviar a un Amigo Comentarios (0)

Comentarios
 

No hay comentarios por el momento.



Nombre:
E-Mail:
Comentario:
Ingrese los números y/o letras que ve en la imagen:
 
ALERTA DEL DÍA
Alerta Informativa N° 1702 - 2014
Asociados

Lozavalos.com.pe © 2008 Estudio Loza Avalos Abogados
Este diseño no puede ser reproducido, distribuido, o utilizado de otra forma
excepto con el consentimiento previo de Estudio Loza Avalos Abogados
Direccion: Jr. Leonhard Euler 242 Oficina 102 San Borja, Lima - Perú